Desprendimiento de Retina: Causas y efectos

       El desprendimiento de retina consiste en la separación    de la membrana sensible a la luz, situada en la parte posterior del ojo.
 

La Retina

La retina es la membrana sensible que cubre todo el globo ocular por su interior. Su misión es la de captar las imágenes de luz que penetran en el ojo y transformarlas en un estímulo nervioso para que se forme la visión en una parte del cerebro: el córtex visual.

Causas

El desprendimiento de retina obedece a muchas causas, aunque en algunas ocasiones puede que no se llegue a saber el porqué. Normalmente se produce este hecho por un desprendimiento del vítreo, el líquido que llena el globo ocular. Al contraerse se desprende y arrastra a la retina. Esto puede ocurrir a cualquier edad, incluso al nacer. Pero lo cierto es que si no es a consecuencia de un traumatismo, es muy difícil que una persona joven tenga desprendimiento de retina. La mayoría de casos se producen en personas mayores de 60 años. La miopía alta con degeneraciones retinianas y también las cirugías previas pueden estar relacionadas.

Síntomas de Alarma  

    Los síntomas que percibe la persona con un desprendimiento de retina se basan en la aparición brusca de cuerpos flotantes en la visión. También pueden verse destellos luminosos en forma de zig-zag, lo que hace pensar que puede haberse producido esa rotura de la retina. A la vez se nota como una cortina cae en el campo de visión y lo oscurece.

 Diagnósticos

Para determinar que se ha producido un desprendimiento de retina, el oftalmólogo ha de mirar el interior del globo ocular con un biomicroscopio. En ocasiones el individuo puede tener una catarata o una opacidad en la córnea, o incluso una hemorragia de vítreo. En estos casos hay que recurrir a una ecografía para realizar un diagnóstico definitivo.

Tratamiento

El desprendimiento de retina puede tratarse con láser pero cuando se produce una bolsa porque entra líquido y la retina se desprende, la única opción es la cirugía. En estos casos el pronóstico favorable es del 95%, permitiendo una buena evolución y una conservación de la visión. El 5% restante padece una atrofia del nervio óptico por distintas razones, que lleva a la imposibilidad de una reaplicación de la retina. Esto ocurre en personas a las que le sube mucho la presión ocular. En ocasiones se puede prevenir porque hay personas con antecedentes familiares que poseen unas lesiones en la retina que favorecerán el desprendimiento. Si se trata a tiempo, el láser puede evitar un mal mayor.

Fuente: opticos-optometristas.com

About these ads
Esta entrada fue publicada en General.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s